¿Cómo aliviar los síntomas del dolor lumbar?

¿Qué es el dolor lumbar?

El dolor lumbar es lo que conocemos como Lumbago y se refiere a un dolor localizado en la parte baja de la espalda, en su región lumbar, opuesta a la cintura, de la que no podemos afirmar la causa exacta del dolor, ya que puede ser un síntoma de diversas causas y que según el grado de dolor y/o duración del mismo podemos clasificar en dolor lumbar en agudo, (que es aquel que independientemente del grado de intensidad tiene una duración de menos de tres meses), o dolor lumbar crónico, cuando dicho dolor supera los tres meses.

 

Si hablamos de las causas del lumbago tenemos que decir que suele ser motivado por un uso incorrecto o prácticas que fuerzan la espalda de forma excesiva o con una actividad agotadora como puede ser levantar pesos o caminar o estar de pie en exceso, aunque a veces viene provocado por otra lesión o fractura, además de la pérdida del tono de los músculos de la espalda.  Incluso puede ser debido a enfermedades como osteoartritis, la espondilitis o incluso por obesidad o por infecciones o problemas con las articulaciones.

¿Cómo tratar o aliviar el dolor lumbar?

Cuando se trata de tratar el lumbago, el hielo y el calor pueden ayudar a aliviar los síntomas cuando sufres dolor y espasmos o después de un largo día de trabajo. El hielo siempre se usa para una condición aguda o dentro de las primeras 48 horas de una lesión. El calor se puede utilizar para aliviar los músculos cansados y doloridos o para una condición más crónica. El calor promueve el suministro de sangre al área y también es una buena preparación antes de hacer estiramientos.

 

El estiramiento de los músculos lumbares y los músculos de las piernas, como el tendón de la corva, son vitales para la prevención y el tratamiento del dolor lumbar. La movilidad de los músculos influye en el movimiento y la movilidad libre de las articulaciones.

 

También es muy importante la estabilidad del CORE, es decir, la estabilidad del área que engloba la región abdominal y la parte baja de la espalda, compuesta por los oblicuos, el recto abdominal, el suelo pélvico, el diafragma, el músculo multifido y el transverso abdominal. Esta estabilidad es la mejor manera de prevenir y aliviar el dolor lumbar, por lo que es esencial fortalecer este núcleo ya que el cuerpo tiene músculos profundos que tienen un trabajo especial de actuar como estabilizadores.

 

Anteriormente, a las personas que sufrían de lumbalgia solían darles corsés que hacían el trabajo de estos músculos y aliviaban su dolor. Pero es más importante y mucho más beneficioso fortalecer estos músculos que hacen exactamente el mismo trabajo. Los ejercicios de Pilates, Yoga e Hipopresivos incorporan los principios de la estabilidad central y ayudan a fortalecer los músculos necesarios para soportar la columna vertebral.

 

Lo último y más importante es la postura. Si no mantienes la columna vertebral neutral mientras estás de pie o sentado, ejerces una presión adicional sobre todas las estructuras de los tejidos blandos y los discos de la columna lumbar. Tan pronto como tu cuerpo se mueve de una posición de pie a una posición sentada, la columna lumbar se curva con mayor frecuencia en la dirección opuesta. De forma que es muy importante asegurarte de que tu silla te proporciona el soporte lumbar correcto para mantener esta curva.

Leave a Reply

Your email address will not be published.