Beneficios de la fisioterapia para los pacientes de fibrosis quística

La fibrosis quística es una enfermedad hereditaria de las glándulas mucosas y sudoríparas (glándulas exocrinas) que afecta principalmente a los pulmones, el hígado, el páncreas y los intestinos. Conduce al daño del tejido pulmonar, aumenta la inflamación y causa una susceptibilidad aguda a las infecciones bacterianas.

Algunos de los síntomas de la fibrosis quística son; fatiga debido a la debilidad muscular, tos persistente con flema, sibilancias y dificultad para respirar, infecciones de pulmón, pérdida de peso o infertilidad. Además, es probable que los pacientes con fibrosis quística tengan una densidad mineral ósea disminuida que también puede afectar a la columna vertebral.

El papel de la fisioterapia en la fibrosis quística:

  • Mejorar la ventilación deteriorada, respiración o intercambio de gases mediante la eliminación de secreciones excesivas.
  • Retrasar la disminución de la función pulmonar.
  • Mejorar el rendimiento muscular.
  • Mejorar los niveles de forma física, retrasar el inicio de la disnea y mejorar la respuesta inmune celular.
  • Reducir el riesgo de desmineralización esquelética mediante ejercicios de levantamiento de peso.
  • Mejorar la postura.

Además, el ejercicio mejora la autoimagen, la confianza en uno mismo y la calidad de vida en los pacientes con fibrosis quística.

Plan de acción de la fisioterapia en la fibrosis quística

El objetivo principal de la fisioterapia es eliminar las secreciones mucosas excesivas para mejorar la ventilación, por lo que una persona que sufre de fibrosis quística requerirá una fisioterapia intensiva en el pecho. Esto incluye:

Drenaje postural:

Posiciones asistidas por gravedad, es decir, el uso de la cabeza inclinada para ayudar a drenar las secreciones y a aumentar el movimiento del aire o la ventilación a diferentes partes de los pulmones. Sin embargo, la posición debe darse según el estado del paciente.

La evaluación periódica:

La evaluación periódica y monitorización son extremadamente importantes porque durante la sesión de fisioterapia, el paciente podría necesitar oxígeno suplementario, sobre todo en casos de pacientes con fibrosis quística avanzada.

Sacudidas y vibraciones:

Esta técnica consiste en varias compresiones rítmicas cortas en el pecho mientras exhala para movilizar las secreciones.

Percusiones en el pecho:

También conocidas comúnmente como palmadas en el pecho, se realizan usando una mano ahuecada para golpear el pecho con firmeza y rítmicamente (sobre una capa de ropa o una toalla).

Leave a Reply

Your email address will not be published.