Consejos para evitar lesiones en la conducción en moto

Cada vez son más las personas que se mueven en moto, ya que es un transporte que facilita los desplazamientos, pudiéndolos hacer de una forma rápida y sencilla. Además, si elegimos el ciclomotor, podemos ayudar a la reducción de emisión de CO2, contaminando mucho menos que si nos desplazáramos con otros transportes.

De forma que, si eres una de esas personas que se decanta por la conducción en moto, tanto a nivel usuario como a nivel deportivo, has de tener en cuenta ciertos aspectos que pueden afectar a tu salud, ya que conducir durante muchas horas seguidas en motocicleta puede acarrear problemas futuros en nuestro cuerpo, que se consideran lesiones igual que la de los corredores, por ejemplo:

Dolor de espalda:

Es una de las lesiones más comunes, patologías como la lumbalgia, la cervicalgia y la dorsalgia son producidas por la postura adquirida a la hora de conducir cuando tratamos de combatir el viento o por los baches continuos que encontramos en la carretera que nos llevan a forzar la espalda.

Sobrecarga de trapecios:

Suele ocurrir si conducimos con mucha tensión o si tenemos colocados los brazos muy estirados o elevados.

Ciatalgia: es el dolor provocado en el nervio ciático a causa de la compresión de la raíz nerviosa. Suele ser producido por mantener una mala postura en la moto cuando hemos sufrido una lesión anterior de columna lumbar como una hernia o un pinzamiento.

Sobrecarga del tibial anterior:

Es producido al conducir por carreteras con muchas curvas por el movimiento que realizamos con el pie izquierdo en el cambio de marchas, provocando que nuestro músculo tibial anterior se sobrecargue.

Para evitar este tipo de lesiones, podemos seguir una serie de consejos que nos ayudarán en su prevención, sobre todo en recorridos de larga duración:

  • Realizar un calentamiento antes de iniciar el trayecto y estiramientos al finalizar.
  • Fortalecer la musculatura y trabajar el equilibrio.
  • Tener en cuenta nuestra postura en la moto, tratando de no hacer un sobreesfuerzo o generar más tensión de la necesaria.
  • En viajes muy largos, parar cada hora y media o dos horas para descansar y estirar.
  • Acudir al fisioterapeuta en caso de sobrecarga muscular o contractura.

Leave a Reply

Your email address will not be published.