Diferentes razones por las que puedes estar perdiendo pacientes

Tus pacientes no creen que estén mejorando

La gente no quiere sentir que está desperdiciando su tiempo o su dinero. Los pacientes quieren ver resultados, y quieren que esos resultados sean inmediatos. Por lo tanto, si no ven evidencia tangible de mejoría, existe una gran posibilidad de que abandonen la terapia y traten de buscar una solución más rápida o, lo que es peor, resignarse a vivir con dolor o discapacidad de forma permanente.

 

Es por eso que es crucial tener una conversación con cada paciente al comienzo de la terapia para explicar:

  • Cómo funciona la terapia
  • Cuáles son los objetivos realistas
  • Cómo será el proceso
  • Qué pueden esperar de ti como terapeuta
  • Cuáles son sus responsabilidades

 

No hay comunicación entre citas

Para mantener a los pacientes involucrados, debes mantenerte en contacto con ellos. Una forma de hacerlo, es estableciendo una cadencia constante de difusión. Esto incluye todo, desde llevar un control de los pacientes entre las citas y enviarles contenido educativo relevante, a proporcionar recordatorios de las citas de forma automatizada en el intervalo que ellos elijan (de hecho, un estudio de la Universidad de Columbia de 2013 detectó que los recordatorios de citas automatizadas reducían la ausencia de pacientes en un 34%.). Te enlazamos un artículo con información que podrías facilitar a tu paciente.

 

No explicas tus tarifas antes del tratamiento

Asegúrate de ser sincero sobre el coste de tus servicios antes de comenzar el tratamiento. Esto también mostrará a los pacientes que los respetas lo suficiente como para ser honesto con ellos, además les ayudará a planificar en consecuencia y a mantenerse en el camino hacia el logro de sus objetivos.

 

Por lo tanto, antes del inicio del tratamiento, analiza el coste de tus servicios aunque sea difícil saber con exactitud qué debe pagar el paciente antes de tiempo, ya que proporcionarles una estimación aproximada será mucho mejor que no dar ninguna.

 

Tu comportamiento con el paciente no es el esperado

La terapia implica un tratamiento intensivo individual, lo que significa que pasas mucho tiempo con ellos. Por lo que no es necesario que seas un buen amigo, pero es importante que tus pacientes disfruten de tu compañía y, al menos, sientan que los tratas con dignidad. De lo contrario, tus pacientes podrían sentirse poco respetados o menospreciados.

 

Además, muchos pacientes han pasado por una experiencia traumática que es muy probable que les haya afectado emocionalmente. Por lo tanto, es importante seguir siendo empático y practicar la inteligencia emocional en cada interacción con el fin de alentar, motivar e inspirar continuamente a los pacientes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.