Fisioterapia y ejercicio físico, esenciales para retrasar el envejecimiento

El envejecimiento es un proceso universal y natural que forma parte del ser vivo, y que por lo tanto, tiene lugar en todas las especies.  Se caracteriza por producirse de forma progresiva y a un ritmo individual dependiendo de la evolución de cada organismo.

Durante este proceso, poco a poco las funciones del organismo se van deteriorando, provocando cambios en diferentes sistemas del cuerpo: en el sistema integumentario, en el sistema musculo-esquelético, en el sistema cardiovascular, en el sistema respiratorio, en el sistema digestivo, en el sistema inmunológico, etc.

Todos estos cambios hacen que a la hora de realizar las actividades cotidianas, el nivel de dependencia por parte del adulto mayor aumente, afectando de manera notable en su calidad de vida. Por eso es importante que la sociedad apoye una “cultura del envejecimiento activo y saludable”, como propone la Organización Mundial de la Salud, y que permita que los mayores:

  • Sufran menos por las discapacidades relacionadas con las enfermedades crónicas.
  • Necesiten una atención sanitaria y social menor.
  • No padezcan situaciones de soledad y mantengan su independencia y una buena calidad de vida.
  • Sigan participando en el ámbito económico, social, cultural y político.

Además, durante el último siglo se ha observado que la esperanza de vida ha ido aumentando, tanto que alrededor del 7% de la población mundial es mayor de 65 años, e incluso en países desarrollados este porcentaje es todavía mayor, alrededor del 15%, por lo que la población cada vez estará más envejecida.

Por estas razones, la fisioterapia tiene y tendrá un papel fundamental, ya que ésta ayuda a prevenir y tratar problemas de discapacidad producidos por enfermedades propias del envejecimiento como el alzhéimer, la osteoporosis, el párkinson, la artritis, etc. Además, su objetivo es conseguir la independencia funcional de la persona gracias a la combinación de sus diferentes técnicas y el ejercicio físico, el cual es una de las mejores herramientas para retrasar las consecuencias del envejecimiento ya que ayuda a mantener y mejorar las funciones orgánicas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.