3 formas en que la fisioterapia ayuda a los pacientes de Parkinson

La enfermedad del Parkinson es una enfermedad neurológica degenerativa que es crónica y progresiva. Es causada por la pérdida de células nerviosas que producen dopamina y sus síntomas aparecen cuando la pérdida de células nerviosas alcanza el 80%. Algunos síntomas comunes de la enfermedad de Parkinson incluyen:

  • Rigidez
  • Temblor
  • Falta de equilibrio
  • Coordinación deficiente
  • Dificultad para caminar y hablar

 

Actualmente no hay cura para esta condición, pero existen tratamientos disponibles que pueden reducir los síntomas de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Uno de estos tratamientos es la fisioterapia.

 

A continuación os mostramos tres formas en que la fisioterapia ayuda a las personas con esta enfermedad:

1.La fisioterapia mejora el equilibrio.

Las intervenciones de fisioterapia como el entrenamiento de equilibrio combinado con el fortalecimiento muscular, el rango de movimiento y el ejercicio de entrenamiento de caminar es eficaz para mejorar el equilibrio en pacientes con enfermedad de Parkinson y más eficaz que realizar los ejercicios de equilibrio solamente.

Vale la pena señalar que la fisioterapia ayuda a restablecer el equilibrio a las personas con una variedad de condiciones de salud, no sólo a las personas con enfermedad de Parkinson.

 

2. La fisioterapia enseña a los pacientes a cuidar de sí mismos

La enfermedad de Parkinson puede privar a una persona de su capacidad de entrar y salir de la cama, sillas y automóviles, y cuidarse a sí misma en general. La fisioterapia puede mejorar la fuerza y la suavidad de la marcha, ayudando a los pacientes a mantenerse independientes durante más tiempo. Los fisioterapeutas también son excelentes para enseñar a los pacientes medidas compensatorias de autocuidado.

 

3. La fisioterapia aumenta la fuerza.

La fisioterapia es una terapia basada en el ejercicio. A los pacientes de fisioterapia se les asignan programas de ejercicios en el hogar para realizarlos a diario. Cuando se cumple un programa en el hogar y las sesiones de fisioterapia se atienden regularmente, se obtiene una mayor fuerza muscular. Además, la fisioterapia ayuda a aflojar los músculos rígidos.

 

Por eso, los fisioterapeutas ayudan a los pacientes de Parkinson a planificar su tratamiento con ejercicios y actividades para minimizar los riesgos a medida que progresa su condición. Los síntomas del Parkinson evolucionan de diferentes maneras, por lo que es importante informar a los proveedores de atención médica sobre estos cambios para que puedan monitorear y reevaluar la condición del paciente de forma adecuada.

Leave a Reply

Your email address will not be published.