La importancia de calentar antes del ejercicio físico

¿Llevas un estilo de vida activo?  Ya sea porque eres un atleta o simplemente porque te gusta ir al gimnasio varias veces a la semana, es muy importante calentar antes de participar en cualquier actividad física.  El calentamiento es uno de los pasos más importantes para prevenir lesiones.

¿Qué esperar de un calentamiento?

A través de los aumentos constantes en la frecuencia cardíaca y la circulación, los ejercicios de calentamiento preparan al cuerpo para el ejercicio, relajando las articulaciones y aumentando el flujo de sangre a los músculos. Los calentamientos antes del deporte también sirven para fortalecer los músculos, que es la mejor manera de prevenir lesiones y destacar en la actividad física.

Calentar antes de cualquier deporte también ayuda a preparar mentalmente al jugador para el juego y es, además, una buena manera para que el equipo trabaje en conjunto y practique habilidades y ejercicios.

Los ejercicios de calentamiento deben durar generalmente unos 20 o 30 minutos para los deportes y unos 5 o 10 minutos para el ejercicio regular. Esto le dará al cuerpo el tiempo suficiente para prepararse para la actividad física intensa.

¿Por qué los calentamientos previenen lesiones?

La razón principal por la que se debe calentar antes de realizar cualquier deporte es porque esta preparación ayuda a prevenir lesiones. Al mantener los músculos calientes, se evitan lesiones agudas como las tensiones y las lesiones por uso excesivo, ayudando al cuerpo a prepararse de manera segura y gradual.

¡No estires sólo!

Si bien es importante estirarse antes del ejercicio, el estiramiento no es un sustituto del calentamiento; como sugieren los nombres, son dos actividades diferentes. Si te lanzas directamente a los estiramientos sin calentar el cuerpo antes y aumentar la circulación, puedes lesionar los músculos. Del mismo modo, si haces un calentamiento pero renuncias al estiramiento, también puedes sufrir lesiones.

Un entrenamiento sólido significa comenzar con un buen calentamiento de correr, caminar o pedalear con facilidad en la bicicleta, seguido de estiramientos, y luego un entrenamiento extenuante que aumente el ritmo cardíaco. Siempre se debe terminar también con un enfriamiento (que implica más estiramientos), para ayudar a que los músculos se relajen gradualmente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.