Oficina ergonómica: consejos para el uso del ordenador portátil

Los ordenadores portátiles son una gran invención para el mundo empresarial ya que son herramientas que permiten al usuario trabajar cuando y donde sea, por lo que rápidamente están reemplazando al escritorio tradicional a una oficina ergonómica con todos los elementos necesarios.

Pero también tienen un gran inconveniente en cuanto a nuestro bienestar físico, ya que los diseños de los ordenadores portátiles no fomentan buenas posturas ergonómicas para sentarse. Su problema inherente es que la pantalla y el teclado están conectados, lo que contrasta totalmente con la capacidad ergonómica básica de un ordenador de escritorio, es decir, una pantalla y un teclado separados que nos permiten alcanzar las alturas correctas.

Inconvenientes del ordenador portátil

  • Tamaño de la pantalla, a menudo demasiado pequeño, lo que produce tensión en los ojos. Además, puede inducir al usuario a inclinarse hacia la pantalla para leer, provocando dolor de cuello y espalda.
  • Pantalla demasiado baja si la posición del teclado es correcta, lo que causa tensión en el cuello y los hombros ya que es necesario inclinarse hacia abajo para ver la pantalla, desencadenando dolor en esta zona.
  • En el caso contrario, si la pantalla está a la altura correcta (es decir, la parte superior del nivel de la vista de la pantalla), el teclado será demasiado alto y se traducirá en una tensión superior en el hombro.
  • Panel táctil: ejerce una gran presión sobre los músculos de la muñeca y el antebrazo debido a los pequeños movimientos repetitivos. También suele estar en el centro del teclado, a diferencia del lado que permite una posición neutral del brazo.
  • Espaciado del teclado: a menudo las teclas están muy cerca una de la otra, ejerciendo presión sobre los músculos de la muñeca.

Consejos para un uso ergonómico

  • Ten siempre el ordenador portátil directamente frente a ti, con los codos apoyados a 90 grados, ya sea por tu escritorio o por los apoyabrazos de tu silla.
  • Siéntate en una buena silla ergonómica que te permita reclinarte un poco más atrás de lo neutral, evitando que te inclines hacia adelante para ver la pantalla del ordenador portátil.
  • Inclina la pantalla ligeramente hacia atrás, esto reducirá el resplandor en la pantalla y te permitirá mantener la cabeza y el cuello hacia atrás, sin causar un dolor excesivo en el cuello.
  • Haz descansos regulares cada 20-30 minutos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.